Nos privaron de la primavera

Sin duda estamos viviendo momentos únicos, históricos y diferentes. Parece como si nos arrebatarán la primavera, la libertad y mucha humanidad. Todo es como volver a empezar. Por eso deseo compartir contigo este precioso relato del Libro Rojo de Carl Gustav Jung (médico y psicólogo suizo):

“Capitán el chico está preocupado y muy agitado debido a la cuarentena que nos han impuesto en el puerto”
Capitán: -“Que te inquieta chico? ¿No tienes bastante comida? ¿No duermes bastante?” 

Chico: –“No es eso, capitán, no soporto no poder bajar a tierra y  no poder abrazar a mi familia”.

Capitán: -“¿Y si te dejaran bajar y estuvieras contagioso, soportarías la culpa de infectar alguien que no puede aguantar la enfermedad?” 

Chico:- “No me lo perdonaría nunca, aún así, para mí han inventado esta peste” 

Capitán:- “Puede ser. ¿Pero si no fuese así?”

Chico:- “Entiendo lo que queréis decir, pero me siento privado de la libertad capitán, me han privado de algo”

Capitán:- “Y tu prívate aún más de algo”

Chico:- “Me estáis tomando el pelo capitán ?”

Capitán:- “En absoluto. Si te privas de algo sin responder de manera adecuada, has perdido”

Chico:- “Entonces, según usted si me quitan algo, ¿para vencer debo quitarme alguna cosa más por mí mismo?”

Capitán:- “Así es. Lo hice en la cuarentena hace 7 años.”

Chico:- “Y que es lo que os quitaste?”

Capitán:- “Tenía que esperar más de 20 días sobre el barco. Eran meses que esperaba llegar al puerto y gozar de la primavera en tierra. Hubo una epidemia. En Port April nos vetaron de bajar. Los primeros días fueron duros. Me sentía como vosotros. Luego empecé a contestar a aquellas imposiciones no utilizando la lógica. Sabia que tras 21 días de este comportamiento se crea una costumbre, y en vez de lamentarme y crear costumbres desastrosas, empecé a portarme de manera diferente a todos los demás. Empecé a reflexionar sobre aquellas privaciones, tenía muchas, y cada día de mi miserable vida en esa situación, y luego, por entrar en la óptica justa, decidí vencer. Empecé con el alimento. Me impuse de comer la mitad de cuanto comía habitualmente, luego empecé a seleccionar los alimentos más digeribles, para que no se sobrecargase mi cuerpo. Pasé a nutrirme de alimentos que, por tradición, habían mantenido el hombre en salud. El paso siguiente fue unir a esto una depuración de pensamientos malsanos y tener cada vez más pensamientos elevados y nobles. Me impuse de leer al menos una página cada día de un argumento de un libro que no conocía. Me impuse hacer ejercicios sobre el puente del barco. Un viejo hindú me había dicho años antes, que el cuerpo se potenciaba reteniendo el aliento. Me impuse hacer profundas respiraciones completas cada mañana. Creo que mis pulmones nunca habían llegado a tal capacidad y fuerza. La tarde era la hora de las oraciones, la hora de dar las gracias a cualquier entidad por no haberme dado, un mal destino, y privaciones serias durante toda mi vida. El hindú me había aconsejado también de coger la costumbre de imaginar la luz entrar en mí y hacerme más fuerte. Podía funcionar también para la gente querida que estaba lejos, y así esta práctica también la integré en mi rutina diaria sobre el barco. En vez de pensar en todo lo que no podía hacer, pensaba en lo que habría hecho una vez hubiera bajado a tierra. Visualizaba las escenas cada día, las vivía intensamente y gozaba de la espera. Todo lo que podemos obtener en seguida, nunca es interesante. La espera sirve para sublimar el deseo y hacerlo más poderoso. Me había privado de alimentos suculentos, de botellas de ron, de imprecaciones y tacos. Me había privado de jugar a las cartas, de dormir mucho, de ociar, de pensar sólo en lo que me habían quitado.

Chico:- “Como acabó capitán?” 

Capitán:- “Adquirí todas aquellas costumbres nuevas. Me dejaron bajar después de mucho más tiempo del previsto. 

Chico:- “¿Os privaron de la primavera entonces?”

Capitán:- “Si,  aquel año me privaron de la primavera, y de muchas cosas más, pero yo había florecido igualmente, me había llevado la primavera dentro, y nadie nunca más habría podido quitármela…”

Esta es la moraleja, por mucho que nos quiten siempre podemos llevar la primavera dentro. Bonita lección.

Si quieres llevarte un regalo descargate los 3 trucos de mi nuevo libro: «Los trucos de los ricos» 92 Trucos para multiplicar tu dinero, proteger tu patrimonio y reducir tus impuestos legalmente por Juan Haro haz clic aquí

Si quieres ver más vídeos o audios para seguir aprendiendo haz clic aquí

Si deseas acceder a nuestra escuela online haz clic aquí.

Si deseas un asesoramiento o entrenamiento privado haz clic aquí

Las 8 áreas que debes conocer si quieres ganar dinero con los inmuebles

Una de mis historias preferidas es la siguiente:

“Un discipulo le dice a su maestro:
-Maestro cuanto tardaré en aprender si le dedico mucho tiempo.
-10 años
– ¡¡vaya!!! mucho tiempo, y ¿si me esfuerzo mucho mucho mucho más?
– Entonces 20 años”
 
Efectivamente amigo lector, no es cuestión de horas y horas sino de asimilar los conocimientos: de ponerlos en práctica y analizar lo que vamos aprendiendo. Experiencias y más experiencias sin prisas y sin pausas. Esa es mi filosofia.

Continuar leyendo “Las 8 áreas que debes conocer si quieres ganar dinero con los inmuebles”

Nunca es tarde

Ya lo decía el gran Viktor Frankl (neúrologo y psiquiatra austriaco): “La mejor posesión del ser humano es la libertad de escoger la actitud con la que afronta su vida.” Y viniendo de él, que pasó largos años de su existencia en un campo de concentración nazi, son palabras que conviene grabar en la memoria. El señor Frankl fue un psiquiatra judío que le encontró el sentido a la vida cuando no tenía ningún motivo para vivir, estando encerrado en un campo de concentración donde veía morir a gente cada día.

Continuar leyendo “Nunca es tarde”

La ética en los negocios: 7 principios

Es fácil dejarse llevar por la ausencia de valores en un mundo dominado por impuestos exagerados y constantes, facturas, ritmo acelerado…; en definitiva, por una ambición desmedida que lo envuelve todo. Muchas veces prima el corto plazo, el éxito, la fama, el tener frente al ser. La ética es definida como disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano. Albert Camus decia “Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo.” 

Continuar leyendo “La ética en los negocios: 7 principios”

Arrogancia epistémica

Thomas Watson, fundador de IBM, predijo en cierta ocasión que sólo necesitariamos un puñado de ordenadores. Se equivocó de largo. Otro ejemplo: hoy no pasamos largos fines de semana en naves espaciales como se pensaba universalmente hace 30 años, algo que preveia la hoy desaparecida aerolinea Pan Am después del primer alunizaje. Incluso reservó pasajes para viajes de ida y vuelta entre la Tierra y la Luna. Curiosa previsión, con la salvedad de que ni siquiera supo adivinar que unos años después desaparecería esta compañia aérea. Estos son ejemplos de arrogancia empresarial.

Continuar leyendo “Arrogancia epistémica”

Quién dijo miedo

Siempre me llamó la atención esta frase de un poeta llamado Amado Nervo: El miedo no es más que un deseo al revés”. Lo que más me impresiona de ella es su gran versatilidad. Puede aplicarse a absolutamente todos los ámbitos de la vida: amor, salud, trabajo, negocios…

Sin embargo, en mi modesta opinión, es algo racional y lógico sentir miedo, es un atributo que nos hace sentir humanos.

Continuar leyendo “Quién dijo miedo”

Los mitos y las metas en los inmuebles

Hay una frase que me encanta: “Cuando los hechos lo dicen todo, las explicaciones solo sirven para colorear”; efectivamente cada pesona tiene un ombligo y cada uno una opinión, un punto de vista, un paradigma fijado con el paso del tiempo. Digo esto, porque es muy fácil creer en mitos y pensar que uno sabe de lo que habla, que tiene razón. En el momento que te posicionas en un lugar, ya estas diciendo que no a otras muchas posibilidades. Mi filosofia personal es que los hechos hablan, las posibilidades están en la mesa, nadie puede pensar que “esto o aquello” es imposible porque siempre aparece alguien que destroza todo lo anterior con hechos, con resultados, con números: como hacía mi gran amigo de ficción Forrest Gump.

Continuar leyendo “Los mitos y las metas en los inmuebles”

Cuando y cómo alquilar con éxito un inmueble

Irvin Fisher uno de los economistas más grandes de la historia fue catedrático de la universidad de Yale; el gobierno le encomendó una misión; fue él quien inventó el IPC (indice de precios de consumo) en Estados Unidos. Unos días antes del lunes negro de 1929, Fisher afirmó en uno de sus informes que la Bolsa de Nueva York no estaba sobre-valorada  Un año más tarde la bolsa había caído un 30 %; entonces en 1.930 decidió invertir su patrimonio personal y el de su familia política en la Bolsa. En 1.932 la bolsa acumulaba una caída del 80 % desde 1.929 y Fisher había dilapidado su patrimonio y el de sus suegros. Triste final para uno de los mejores expertos del mundo.

Continuar leyendo “Cuando y cómo alquilar con éxito un inmueble”