Puntos en común a la hora de invertir

Puntos en común a la hora de invertir

Sigo muy de cerca la filosofía estoica. Adoro su forma de pensar y como veían la vida, los desafíos. Algunos puntos en común nos sirven igualmente en nuestro camino de la inversión. Veamos algunos de ellos:

1. Lo primero es darnos cuenta de la acción

Ser paciente únicamente no nos ayudará a lograr nuestras metas. Los estoicos lo tienen claro, y también aquel que quiera ser un inversor con resultados. El movimiento es la clave.

2. Lo segundo es centrarnos en las capacidades, no en las discapacidades

Todos tenemos debilidades y si pasamos mucho tiempo hablando de ellas, lamentándonos o bien estudiando cómo mejorarlas, estaremos quitando tiempo en centrarnos en lo que somos buenos. Para ello hay que mantener la atención constantemente, debemos decir más “Puedo hacerlo de esta manera”, en lugar de decir “No tengo capacidad para hacerlo”.

3. En tercer lugar, los estoicos hablan de desarrollar un plan de vida

Lo mismo a la hora de invertir en cualquier familia de inversión, ¿qué plan tienes? A la hora de hacer un plan debemos contemplar en conjunto nuestra vida, qué es lo más importante para nosotros, qué es prioritario, y cuál es la mejor manera de conseguirlo. Lógicamente deberemos atender a nuestras circunstancias especiales teniendo en cuenta los parámetros de tiempo, dinero, energía, motivación y conocimiento.

4. En cuarto lugar, hay que trabajar por tener siempre armonía interna

No condenar nuestros deseos o expectativas al largo plazo, sino aprovechar y vivir la vida mientras construyes aquello que quieres.

5. Por último, los estoicos hablaban de tener cuidado con los “muros”

Esos reveses que terminan llegando de una u otra forma. Debemos reconocerlos cuando nos golpeamos contra ellos; aún mejor, verlos antes de chocar. Algunos muros requerirán saber cuándo abandonar y otros tendrán una importancia capital en la consecución de nuestros proyectos en los que merecerá la pena poner todo nuestro empeño. El esfuerzo y la persistencia serán claves a la hora de avanzar en tus inversiones o sueños de cualquier tipo.

Y acabo este post con una historia…

EL VASO DE LECHE

Un día, un muchacho pobre, Howard Kelly, que vendía mercancías de puerta en puerta para pagar sus estudios universitarios, encontró que solo le quedaba una simple moneda de diez centavos, y tenía hambre. Decidió que pediría comida en la próxima casa. Sin embargo, sus nervios lo traicionaron cuando una encantadora mujer joven le abrió la puerta.

En lugar de comida le pidió un vaso de agua. Ella pensó que el joven parecía hambriento, así que le trajo un gran vaso de leche.

Él lo bebió despacio, y entonces le preguntó:

—¿Cuánto le debo, señora?

—No me debes nada —contestó ella—. Mi madre siempre nos ha enseñado que nunca debemos recibir nada por una buena obra.

Él le preguntó su nombre y enseguida le dijo:

—Entonces, se lo agradezco de todo corazón.

Cuando Howard Kelly se fue de la casa, no solo se sintió más fuerte, sino que también su fe en los seres humanos era más sólida. En ciertos momentos, él había estado a punto de rendirse y dejarlo todo cuando veía que muy pocos lo ayudaban.

Años después, esa misma mujer enfermó gravemente. Los doctores locales estaban confundidos, por lo cual decidieron remitirla a un importante hospital de la capital.

Llamaron al doctor Howard Kelly para consultarle. Cuando éste oyó el nombre del pueblo de dónde venía la paciente, una extraña luz brilló en sus ojos. Inmediatamente el doctor Kelly subió del vestíbulo del hospital al cuarto donde estaba la paciente.

Vestido con su bata de médico entró a verla. La reconoció enseguida. Entonces regresó al cuarto de observación decidido a hacer lo mejor posible para salvarle la vida. Después de una larga lucha, ella ganó la batalla. Estaba recuperada. Como le iban a dar de alta a la paciente, porque estaba plenamente aliviada, el doctor Kelly pidió a la oficina de administración del hospital que le enviaran la factura total de los gastos para aprobarla. Él la revisó y firmó la cuenta. Además escribió algo en el borde del importe y lo remitió al cuarto de su paciente.

Cuando la cuenta llegó al cuarto de la paciente, ella temía abrirla porque sabía que le tomaría el resto de su vida poder pagar todos los gastos de ese gran hospital donde la habían atendido. Finalmente abrió el sobre y algo llamó su atención de inmediato; en el borde de la factura leyó estas palabras:

«Pagado por completo hace muchos años con un vaso de leche».

Escuela online Juan Haro

Si quieres llevarte un regalo descárgate los 3 trucos de mi nuevo libro: «Los trucos de los ricos» 92 Trucos para multiplicar tu dinero, proteger tu patrimonio y reducir tus impuestos legalmente por Juan Haro haz clic aquí

Si quieres ver más vídeos o audios para seguir aprendiendo haz clic aquí

Si deseas acceder a nuestra escuela online haz clic aquí.

Si deseas un asesoramiento o entrenamiento privado haz clic aquí.

Comparte este artículo

Sucesos inesperados

Los ricos nos enseñan que todo no es habilidad o suerte, existen los sucesos inesperados o extremos que lo cambian todo. Va en contra de

Leer Más...

Recibe el Material Extra del Libro «LOS TRUCOS DE LOS RICOS»

Ingresa tus datos para descargar el material.

Tu información esta segura, no nos gusta el SPAM.

Responsable del tratamiento: Lincayen Investment S.L.

Finalidad: tramitar la descarga del material solicitado y darte de alta en nuestra newsletter. Tras introducir tu dirección de correo electrónico se te enviará un mensaje con las instrucciones para descargar el material solicitado.

Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad de tus datos, así como el resto de derechos reconocidos en la normativa de protección de datos.

Gracias por solicitar información

En breve recibirás toda la información por email.

Por favor, revisa tu bandeja de Spam o correo no deseado en el caso de que no recibas la información.

¡Muchas gracias por tu confianza!