Mi hija Sara y la Bolsa (acciones) y Casos de hipotecas

Juan Haro

la foto 1 (2)

El conocido gurú de la inversión John Templeton dijo que siempre ha intentado vivir del 20% de sus ingresos y ahorrar el 80 % restante. La gran mayoria de la gente viven con el 115 % de su ingreso bruto y no dejan nada para pagarse a si mismas. Se quedan en último lugar y pagan primero a todos los demás.
Ahorrar esta bien y es bueno: sin duda es el primer paso y hace falta disciplina, pero es más importante aún saber qué hacer con él ahorro. Como ponerlo a producir. Estamos en la era de la información, ahorrar exclusivamente es lo que hacian nuestros padres y abuelos. Ahora, es tiempo de aprender como nuestro dinero debe trabajar para nosotros. Por ejemplo, si una persona es capaz de poner 1.000 € en una cuenta, y colocar otros 1.000 € en un activo que durante 1 año le produzca un 50 % estará en el camino correcto, frente a una persona que dispone de 2.000 € pero no se ocupa de ponerlo a trabajar.
Este es el motivo por el que insisto en que ahorrar no es suficiente. Hace falta tener esa mentalidad de inversionista, da igual tu profesión, simplemente piensa en buscar mejores rentabilidades por tu dinero.
Hoy he tenido una experiencia muy enriquecedora con mi hija Sara. Con nueve años hemos estado hablando en el desayuno sobre como mover parte de sus ahorros. Nos hemos puesto hablar de lo que era una acción de Bolsa, y de como las acciones suben y bajan.
Utilizamos en nuestra conversación ejemplos de como puede empezar con 300 € comprando y vendiendo acciones. Ejemplos sencillos (tiene solo 9 años) tanto de perder como de ganar: he utilizado el simil de los caballos:”Sara las acciones son como los caballos, tu compras 4 caballos (4 valores) y algunos de esos caballos ganarán, otros perderán y otros se quedaran como están. Los que ganan te proporcionarán más dinero, y los caballos que pierdan o que se queden como empezaron quizá les daremos otra oportunidad de correr en más carreras. Le hacia ver que el dinero no puede quedarse quieto y esperar que crezca. Parte del dinero hay que moverlo y arriesgarlo aprendiendo (con sistemas) en todo momento que hacer con él.
Lo he pasado genial con ella. Ya tuve la experiencia con mi hijo Daniel Haro de 21 años, lleva operando con acciones en la bolsa americana durante 2 años con buenos resultados. Desde hace semanas me preguntaba, ¿Si Daniel aprendió con 18 años sobre la Bolsa, donde puede llegar mi hija con 9 años si parte con una ventaja de 9 años más? Hoy encontré el momento para hablar de ello, y mi hija no paraba de hacer preguntas. Como sería, que cuando le ha llamado su madre para bajarse a la piscina, ha dicho que quería ver gráficos para elegir que caballos quería comprar: ¡increible!.
¿Por qué cuento esto? Porque pienso que es vital que los niños y los jovenes empiecen a hacerse estas preguntas: ¿como hago para que mis 50 € sigan creciendo? ¿Qué puedo hacer con la Bolsa para mejorar mi calidad de vida? ¿Cómo podría montar un negocio desde casa con cero euros? Cientos de preguntas encaminadas a fijar una mayor seguridad a tu vida financiera: presente y futura.
Otro ejemplo, ayer por la noche le preguntaba a una amiga que es asesora económica de empresas lo siguiente ¿qué pasaría si andando por la calle tropiezas (Dios no lo quiera) y te golpeas la cabeza?. De repente no tienes conocimientos, sufres amnesia total y no puedes trabajar: ¿Como generarías ingresos si ya no puedes trabajar? Pregunta complicada de responder. Pensemos en ella.
Como siempre te dejo con un Video/Audio nuevo.

Si deseas descargártelo en formato mp3 haz clic aquí.

Video/Audio: “Casos 1 y 2 – Problemas con hipotecas y créditos”
Duración: 09.30 minutos.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, escriba las letras que aparecen a continuación

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada