la foto-1

Cuando estamos constantemente en una rutina de trabajo y trabajo la vida es incapaz de hablarnos. Simplemente te empuja. Desde que comenzamos nuestra carrera laboral pensamos en dinero, dinero y dinero. Para ello es vital controlar las emociones, y no permitir que guien (la sociedad consumista) nuestros comportamientos.
Según avanzan los años deseamos juguetes más caros y más grandes. Cuando somos niños nos sentimos satisfechos al arrastrar el osito de peluche viejo y rasgado. Cuando somos adolescentes queremos más y más. La industria de la publicidad no quiere que nos contentemos con lo que tenemos. Los anuncios en la televisión, en la radio, en las peliculas, en todas partes donde miremos en la calle, en los centros comerciales aparecen modelos espectaculares poniendo los dientes largos a cualquiera que se cruce. Aprovechando nuestra debilidad como mortales.
Al ser bombardeados con esas imagenes, es prácticamente imposible resistir la necesidad de pensar en “más”, en “grande”, “más caro”,o en “nuevo es lo mismo que mejor”.
Las personas sabias parecen tenerlo más claro: trabaja para aprender y haz que tu dinero trabaje para ti. Ellos saben que no necesitan el dinero, que si lo necesitas te creas presión, y pierdes oportunidades. “Si no deseas, si no buscas desesperadamente el dinero, a la larga ganarás más riquezas de todo tipo, incluida la económica.”
Hay que aprender a que el dinero no controle nuestras vidas, no abuse de nosotros. Vuelvo a decirlo: “Hay que trabajar para aprender, no para ganar dinero”. Hay miles de personas que siguen trabajando sin aprender absolutamente nada nuevo, es trabajo mecanico y rutinario. Es aquí cuando te estancas. La mayor parte de las personas que buscan seguridad y dinero no son capaces de ver oportunidades, porque no están preparadas.
Hay que tener cuidado con esta rueda de la vida que nos atrapa como una vil tela de araña: gastas, y gastas, te endeudas, trabajas para pagar deudas, sigues en esta rueda atrapado que te hace trabajar y trabajar más. Para luego querer más y seguir como un ratón dando vueltas en la rueda de la jaula.
¿Cómo salir de esta trampa mortal, de esta curiosa sociedad donde manda el dinero? Como siempre, caminando en dirección contraria de la manada:
Pensando más cada día – Aprendiendo nuevas habilidades cada día – dejando tu trabajo si no te enseña nada nuevo – viviendo con menos – no deseando lo último – ahorrando más – poniendo tu dinero a trabajar para ti – cuidando cada gasto e intentar eliminarlo – buscando ingresos de diferentes fuentes – creyendo en ti, en tus ilimitadas posibilidades – controlando la avaricia, el miedo y soñando en grande.
Te dejo con un nuevo Video/Audio. Gracias por leer el blog. Un abrazo.
Si deseas descargártelo en formato mp3 haz clic aquí.

Video/Audio: “Casos prácticos 3 y 5 – Problemas con hipótecas y créditos”.
Duración: 08.05 minutos.