Ser raro, ser especial, ser único + Video y Audio

Juan Haro

pluma

Habíamos cenado y nos encontrabamos tomando un té mi mujer y yo, en ese momento sonó el timbre. Qué extraño comentamos ¿quien será?… efectivamente no podía ser otro.

– Hola Jerry, ¡qué bueno! ¿qué tal? pasa amigo.

– Hola Juan, hola Belen, todo bien, en realidad venia a ver a Sara. Quería contarla un cuento, ya sabeis lo que pienso. Es muy importante lo que enseñamos a nuestros hijos y he recordado una historia que creo le gustará -nos dijo Jerry-

– Genial, pasa a su habitación, estaba terminando de jugar a la Wii.

Sara en cuanto vió a Jerry saltó para darle un abrazo y se metió en la cama para escuchar con atención una nueva historia de Jerry. Seguro que había un mensaje escondido que le serviría en el futuro. Jerry cogió una silla y se acercó a la cama, solamente me dió tiempo a escuchar el titulo: “La pluma que no sabia escribir”. Cerré la puerta y volví con Belen a seguir tomando el té.

A continuación tienes el cuento entero, espero que te guste:


“Había una vez una pluma que no sabía escribir y que vivía con otros compañeros en un gran estuche. Varias veces la habían escogido, pero siempre la devolvían con un decepcionante: !Esto no escribe!. Estaba asustada, no sólo porque los demás murmuraban sobre ella y porque era diferente en su forma de pensar, sino porque tenía claro que cualquier día acabaría tirada en alguna papelera. Intuía que la próxima vez no tendría la suerte de que volvieran a dejarla en el estuche. Con la siguiente ocasión vendría su fin.

Todos los demás la llamaban “la rara”, porque no sabía escribir y quizá también por su diseño un tanto peculiar, porque no se jactaba de nada y, desde luego, porque solía tener otra forma de ver las cosas. El rotulador rojo siempre hablaba de lo maravilloso que era su brillante trazo, que se veía fácilmente desde lejos. Los subrayadores amarillo y verde fosfórito alardeaban de su condición: “sólo nos usan para destacar lo más importante, fijaros”. ¡Eran unos odiosos presumidos!

El sencillo Bic azul se enorgullecía de ser imprescindible, y a su primo el serio Mont Blanc le gustaba mantener una cierta distancia con los demás, como si fuera de la aristocracia, y todo porque, como solía decir: “A mí solo me usan para firmar los cheques”. La verdad es que era elegante, pero demasiado estirado para ganarse la simpatía del resto.

El lápiz era un buen tipo, siempre dispuesto a todo, pero eso sí, su afición favorita era discutir con la goma de borrar: “Pues no sé para qué te metes tú en lo que yo escribo, qué tendrás tú que quitar de lo que hago yo”, y la otra, que era tal para cual entraba al trapo y le respondía: “Pues yo sólo borro lo que tú haces mal, ¡aprende a escribir sin fallos, listillo!”. Estabán siempre así, pero todos sabían que en el fondo se apreciaban mucho.

Un buen día abrieron el estuche y el dueño eligió a “la rara”. “¡Cielos, llegó el momento!”, pensó  resignada la pluma. Efectivamente, cuando el dueño se puso a escribir al instante exclamó: “¡Vaya, ya he vuelto a coger la pluma ésta de las narices! Me tiene frito”. Alguien que estaba a su lado le dijo: “Anda, trae”, e intentó escribir con ella. No duró más de cinco segundos: “Valiente pluma, ¡si no funciona!, la voy a tirar”.

La pluma quedó abatida. Lo sabía, había llegado su hora. No obstante, antes de que la arrojaran a la terrible papelera, la hija del dueño exclamó: “¡Papi, dámela a mí. Me gusta!”. El padre se la dio sonriendo. ¿Para qué la querrá si no funcionaba? Pensó que era cosa de críos y que quizá se habia encaprichado con su original forma. Al cabo de un rato la niña gritó: “¡Eh, que chulada, mirad!”

La joven tenía en sus manos un trozo de cartulina azul marino, y se lo enseñó a su padre: “¡Mira papi, mira qué chulo!” “¡Hey, que pasada, mira, David, qué bonito queda!” El padre le pasó el cartón a su amigo y éste se quedó impresionado: “¡Caray, si es una pluma blanca! Que bien queda la tinta blanca sobre un papel oscuro. ¡Nunca había visto una pluma así! . “Oye -dijo Tom-, podríamos utilizarla para poner las dedicatorias en las tarjetas de Navidad. Este año hemos comprado Crismas oscuros y quedaría fenomenal escribir y firmar con esta pluma” “¡Gran idea, así lo haremos!” contestó su amigo.

“Vaya -pensó la pluma-, ¡soy una pluma blanca! Claro, por eso parecía que no escribía. Resulta que soy superespecial, y encima voy a escribir las felicitaciones navideñas. ¡No me lo puedo creer!”

El dueño la devolvió con cuidado al estuche, pero esta vez se ocupó de colocarla en un lugar muy especial. Quitó la regla de su sitio habitual para que la fantástica pluma blanca tuviera un puesto privilegiado. La “rara” estaba feliz; les contó el descubrimiento a todos y sus compañeros se alegraron mucho. “

Belen y yo entramos en la habitación justo cuando el cuento acababa, y escuchamos como Jerry le decía a Sara (que estaba ya casi dormida) lo siguiente:

– Sara, igual que la pluma tu podrás brillar si lo intentas, si no temes sacar todo lo que llevas dentro, si te vuelves alguien especial, un poco rara, única. Nunca sabrás todo lo que llevas dentro de mágico si no te lanzas a por ello. No temas lo que los demás digan de ti, que no afecten sus criticas o reproches. Que duermas bien.

Bonita historia, y con un potente mensaje. A veces nos sentimos desplazados, o nuestros puntos de vista son apartados pero creo que en el fondo todos tenemos un lado de “pluma blanca”. Te dejo con un video y un audio. Nos seguimos viendo. Un abrazo grande para ti (seas quien seas).

Video: “Hacerse el tonto para comprar inmuebles” Por Juan Haro.

Duración: 2:43 minutos.

Audio: Episodio 189 – “La Escuela de Inversión digame…: En qué empresas invertir” Por Vicens Castellano.

Duración: 07:06 minutos.

Para continuar aprendiendo en La Escuela de Inversión: haz clic aquí para acceder.

Si deseas escuchar más audios o podcasts haz clic aquí.  Otros vídeos, Cursos, seminarios haz clic aquíMás vídeos sobre educación financiera haz clic aquí.

Si deseas suscribirte a mi Blog, haz clic aquí.

Si quieres ver los próximos eventos o seminarios de la Escuela de Inversión en directo haz clic aquí.  Nuestro menú de Formación con cursos, talleres, entrenador personal y mucho más haz clic aquí para más información.

Si te gusta el mundo de los inmuebles haz clic aquí. Nuestro club de Inversores en Inmuebles haz clic aquí.

Si quieres más seminarios o cursos gratuitos haz clic aquí Y también dispones de más eventos on line gratis si haces clic aquí.

Si quieres dar un paso más visita nuestra tienda, haz clic aquí.

Si te gusta la Bolsa aquí tienes más información, haz clic aquí.

Si quieres contar con mis servicios de Entrenador Personal (más info haz clic aquí) o impartir algún curso, conferencia o Taller en tu empresa, grupo o ciudad, haz clic aquí.

4 Comments. Leave new

Me a encantado el cuento.
Con tu permiso lo haré audio-cuento.

Hola Juan,

por fin he empezado con mi proyecto de portal de educación financiera. Puedes verlo en http://www.elclubdeldinero.com

Espero que no te moleste por incluir la dirección en tu blog, aunque basta con que no publiques el comentario. Eres uno de mis modelos a seguir… Gracias por todo.

Saludos,
Marce

@ Marce,

Claro que si, un placer que puedas nombrar tu club en el blog. Bravo!!! he visto tu portal y me gusta mucho. Es increíble!! te felicito Marce!!! Tienes todo mi apoyo. Un abrazo.,

Juan Haro
juanharo@juanharo.com

es uno de los cuentos más bonitos que he leído y desde niña he leído muchos de Anderson, Grinn, etc. Personalmente me llega hondo porque en mi casa a mi marido en el trabajo le llaman el rarito y todos los compañeros que le ponen junto a él acaban llevando el mismo mote, mi hija es también rarita para sus compañeras, porque le he enseñado a no avergonzarse de nada y el niño no tiene vergüenza, por lo que es raro de nacimiento,. En cuanto a mi, como la gente no sabe lo que acabo de montar creen que soy normal, pero soy la más rara de todos. Ser raro es sinónimo de que en la vida no te importa lo que piensen de ti los demás y mucho menos lo que dirán de ti. Vive feliz a tu manera. Ganate la vida como puedas o quieras y ya esta.Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, escriba las letras que aparecen a continuación

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada