Una de las peliculas que más cariño tengo es: “El manantial” protagonizada por Gary Cooper que encarna al arquitecto Howard Roark, un hombre fiel a sus principios. En una escena de la pelicula aparece una sala de juntas de un gran banco de Nueva York. Sobre la mesa, una gran maqueta del diseño preparado por nuestro protagonista para el nuevo edificio de la entidad financiera.
El presidente del consejo explica al protagonista (Gary Cooper) que han decidido elegir su proyecto, pero… ¡siempre hay un pero en toda idea nueva, original, en cierto modo revolucionaria! El presidente saca de su gran caja de cartón unos plafones complementarios, mientras le va diciendo:
– Sería cuestión de adoptar estas pequeñas reformas neoclásicas para adaptarlo a la mentalidad de nuestros clientes. Comprenda. Ellos son muy conservadores.
El protagonista está perplejo ante aquella sorprendente propuesta. Duda.
– Piense en la gran ocasión de su vida. Uno de los mejores bancos de la nación le ofrece la oportunidad de levantar su nuevo edificio. Usted no es conocido como arquitecto. Sería entrar por la puerta grande en su profesión. ¿Qué decide?
Nuestro personaje continúa dudando. Está en un momento clave de su vida. Al final se decide. No accede a prostituirse. O se edifica tal como él lo ha proyectado o no firma la obra.
Sí. Orientar nuestra actitud significa saber enfocar nuestra dirección de marcha y no transigir. Mantener siempre nuestra personalidad en la dirección acorde a nuestra imagen interior. ¡Seamos fieles a nuestra obra! Al final de este post encontrarás una parte de la película: en pleno juicio hace un alegato sobre la virtud de crear frente a la de copiar, te invito a verla.
Arriba en la foto te presento a Luke Bream junto a su madre en los Pirineos. Una historia real, es un claro ejemplo de coraje y de vivir con retos buscando un mismo sueño. Déjame que te cuente su historia:
Cuando Luke Bream, londinense de 33 años cruzó la meta del Tour de Francia el año pasado, sintió una euforia que hizo que valiera la pena el dolorde las tres semana anteriores. A diferencia de los ciclistas de equipos profesionales, con sus bicicletas último modelo y convoyes de vehículos de apoyo, Luke había empezado a practicar el deporte hacía poco como aficionado. Decidió divertirse en la vuelta como capricho de último momento.
En una entrevista contestó:
“Mirándolo ahora, fue una locura, no tenía forma física ni experiencia como ciclista, y jamás había subido por una montaña. ¡Los demás ciclistas pensaron que estaba mal de la cabeza!.”
Como aficionado, Luke no pudo competir al lado de los profesionales, sino que hizo cada una de las 21 etapas un día antes que ellos. Mientras que a éstos los alimentaban por via intravenosa por las noches, la madre de Luke lo seguía en una furgoneta blanca y le daba Coca-Cola, barritas de chocolate y sándwiches de mermelada durante el día.
Ni siquiera había visto la ruta por televisión, Luke estaba asustado. “Las trayectorias de montaña eran de 25 kilómetros y a veces había cuatro o cinco en un día. Me dejaban muerto. Pero jamás me bajé de la bicicleta para caminar”. Día tras día siguió luchando; empezaba temprano para compensar que iba a la mitad de la velocidad de los profesionales, y terminaba cada etapa al anochecer.
Apenas tres semanas antes tomaba café en el sur de Londres mientras pensaba en cómo ocupar su tiempo. Había trabajado frenéticamente durante diez años, y para compensar el estrés se había divertido como loco en diferentes fiestas. Luego, su negocio de sándwiches quebró; se quedó sin dinero y con una adicción de 40 cigarrillos al día. “Sabía que ponerme en forma me ayudaría a sentime mejor” comentó.
Así que decidió dejar el tabaco y se compró una bicicleta, la primera que tenía desde los ocho años. “Leí en el periódico que la primera etapa del Tour de Francia arrancaría desde Inglaterra, así que llamé a mi madre y le dije: -Estoy pensando en participar en el Tour de Francia ¿Me acompañas?-“
Su madre Carolyn, de 68 años y ex profesora de primaria, aceptó de inmediato, pero estaba tan mal preparada como su hijo: sufre de vertigo crónico, así que tuvo que conducir por el lado contrario de la carretera a través de los Pirineos y los Alpes, para no acercarse a los acantilados. También es claustrofóbica, así que no pudo dormir en la parte trasera de la furgoneta con la bicicleta, como Luke; prefirió tumbarse a lo largo del asiento delantero.
El quinto día, Luke se intoxicó con algún alimento y se pasó toda la noche vomitando: “La mañana siguiente creí que me moría”. Sin embargo, con el apoyo y la firmeza de su madre, siguió adelante con gran esfuerzo y logró terminar la etapa. Tiene planes de hacer el tour solo este año, y quedarse en una tienda al final de cada etapa.
Perder todo mi dinero fue lo mejor que me pudo haber sucedido”, dice ahora. Plantearse retos casi imposibles y cumplirlos le confiere un orgullo que jamás sintió en el trabajo. Ha establecido un nuevo negocio vendiendo suplementos alimenticios a los ciclistas, pero sólo trabaja a tiempo parcial.
Su siguiente proyecto consiste en participar en la Carrera por Estados Unidos, en la que ciclistas aficionados recorren 4.800 kilómetros en 12 días, a veces hasta 23 horas diarias. Sólo un puñado de “chiflados”, según Luke, están dispuestos a intentarlo. Su padre dice en broma que si algo asusta fuera de toda proporción, Luke querrá hacerlo. Especialmente me gusta una frase suya:
“Los deportes de resistencia son como la vida: es larga y puede ser dolorosa, pero lo que importa es cómo respondes cuando las cosas se ponen difíciles”.
Aquí tenemos un claro ejemplo de como un supuesto revés, algo tremendamente negativo se convierte en una única oportunidad para vivir una oculta pasión, un curioso sueño, un nuevo reto. A veces es la propia vida la que te empuja a saltar.
2 nuevos videos para ti. Espero que te gusten. Enhorabuena por seguir buscando nuevo conocimiento. Un abrazo.
Video/Audio capitulo 176: “Cómo los ricos se hacen cada vez más ricos”.
Duración: 08.56 minutos.
Si deseas descargar este Video en formato audio mp3 haz clic aquí: Download

Video Film El Manantial: “Alegato de Howard Roark -La importancia de crear-“
Duración: 06.22 minutos

Si deseas escuchar más audios/podcasts haz clic aquí.

Si deseas ver más videos haz clic aquí.