Marie Curie – Una emprendedora con valores –

Juan Haro

Hay mucha gente que se limita a vivir, sobrevivir y a ver el tiempo pasar. No es mal plan. Este tipo de gente actua por pura inercia, sin un ideal concreto, les mueve las obligaciones. Son prisioneros de su vida. En el segundo grupo estan las personas con ideales, con sueños, que emprenden, son los autores de su vida, los que escriben cada renglón. Dan sentido a su existencia. Saben lo que quieren y van a por ello con pasión y determinación. Tienen un sueño.

Hay una historia conocida de dos hombres trabajando en una obra. Uno se acerca y les pregunta:

– ¿Que esta haciendo?
– Aqui pasando el rato, trabajando como un burro.
– ¿y usted?
– Yo estoy construyendo una catedral.

Tenemos una apasionada cientifica que fue la primera mujer Nobel de la historia: Marie Curie -Maria Sklodowska- Le interesaba por encima de todo la humanidad y su bienestar. Creía que con perseverancia confianza en uno mismo se vencían las dificultades.
Ella dijo: “La vida no es fácil para nadie. Pero debemos tener perseverancia y sobre todo confianza en nosotros. Debemos creer que tenemos un don para algo y que podemos conseguir nuestras metas. Dejamos de temer aquello que logramos entender.”

Cuando enviudó de Pierre Curie, tenía 39 años y dos hijas pequeñas. Rechazó una pensión del estado y se repuso del dolor trabajando en su laboratorio. Una de sus reflexiones era: “Uno no se da cuenta de lo que ha hecho, sino de lo que queda por hacer.”
Su meta era el conocimiento, desentrañar los secretos de la ciencia y después compartirlos con el resto de la humanidad. El matrimonio Curie pasó hambre, frío durante cientos de horas de investigación en un destartalado hangar, en el que trabajaban sin descanso en pos de descubrimientos que sabian serían buenos para la humanidad. Tenian su propio sueño.
Los Curie decidieron no patentar sus hallazgos para compartirlos con todo el mundo. Y no solo eso sino que cedió el dinero de su segundo Nobel a Francia para hacer frente a la Primera Guerra Mundial.

Fue una mujer valiente y entregada a los demás. Gracias a ella se hicieron más de un millón de radiografias a heridos de guerra.
Incluso cuando era una eminencia mundial, aclamada y perseguida por gobiernos y universidades, Marie se mantuvo ajena a la fama y notoriedad: “Los honores y la fama han estropeado la existencia pacifica y laboriosa que llevábamos” escribió en su diario. Otras grandes frases suyas fueron: “Hay que ser menos curioso sobre las personas y más sobre las ideas” y “Lo que hace que una vida sea plena, no es una existencia prolongada, sino que este llena de buenas acciones.”

Te animo a emprender, a realizar proyectos, acciones, negocios. Tienes un seminario en formato digital que quizá pueda motivarte: “Ideas para emprender un negocio”. Para más información haz clic aquí. Tiene una duración de casi 3 horas con muchos ejercicios y prácticas.

Aquí tienes un vídeo de la presentación del seminario: “Ideas para emprender un negocio.”
Es tiempo de actuar y cambiar. Que tengas un genial día.

1 Comment. Leave new

Al hilo de este artículo recomiendo el libro “Piense y hágase rico” de Napoleon Hill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, escriba las letras que aparecen a continuación

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada