La nueva luz de los problemas

Juan Haro

Me encontraba en casa de Jerry descubrí en su mesa esta anécdota:

“Cuentan que en una ocasión durante un atasco en Nueva York un remolque quedó atrapado en el Holland Tunnel. El camión era demasiado alto para avanzar y estaba demasiado trabado para volver atrás.

Los policías, que ya habían llegado llamarón a los bomberos. Estos reunieron a sus mejores expertos para estudiar el problema y propusieron lo que parecía la única solución lógica: cortar la parte superior del remolque y arrastrarlo fuera del túnel.

Entonces pasó un coche por el carril contrario. En el interior, una chica le preguntó a su padre por qué no deshinchaban las ruedas del camión. Su padre se detuvo y les preguntó a los policías. Éstos se rascaron la cabeza, avergonzados, y siguieron el consejo de la pequeña. Al cabo de un rato, el camión había salido del túnel.

La niña era demasiado pequeña e inocente para buscar soluciones difíciles, de modo que buscó una fácil.”

Preciosa historia que me hace pensar que cuando nos encontremos con un problema difícil es preciso buscar soluciones evidentes, como unos pantalones que uno no puede encontrar en el armario porque están colgados justo ante nuestros ojos.

La idea es enfocarlo desde una nueva perspectiva, el problema adoptará un significado completamente nuevo y te presentará toda una gama de soluciones nuevas.

40 May. 13 17.53

Por ejemplo, los aserradores tenían grandes problemas para deshacerse del serrín. Era un subproducto inconveniente y caro. También era una cuestión importante para las empresas madereras, hasta que alguien estudió el problema desde una perspectiva novedosa. En lugar de ver desechos, vio materia prima. En lugar de ver serrín, vio pulpa. Le agregó un poco de cera al serrín, le proporcionó una cubierta elegante, y creó un nuevo producto que lo hizo rico y permitió a los aserraderos ganar dinero vendiendo el serrín en lugar de pagar para deshacerse de él.

Hay que mirar los problemas con una nueva luz.

¿Qué pasaría si la próxima vez que te digas a ti mismo: eso nunca funcionará, agregas rápidamente: ¿Y qué pasaría si lo intento de todas maneras?

Cuando preguntas: ¿Que pasaría si?, te permites considerar todas tus opciones, probar cómo te sientan sin correr riesgos. Te abres a posibilidades que de otra manera permanecerían ocultas. Ya no te conformas simplemente con contemplar las opciones políticamente correctas, al contar con más posibilidades mejoras tus probabilidades de acertar.

Para solucionar problemas siempre he aplicado 3 pasos:

  1. Convierte tu problema en una pregunta y luego formúlate esa pregunta. Si te quedas dormido en el trabajo, pregúntate: ¿Cómo puedo permanecer alerta y con energía todo el día?
  2. Cuando te hayas hecho la pregunta, olvídate de ello y centra tu atención en otra cosa. Puede que la respuesta tarde, horas o días. No te preocupes, ya vendrá.
  3. Escribe tus respuestas en el momento que se te ocurran. Las ideas son cómo billetes de lotería que puedes imprimir para ti mismo. Sigue imprimiéndolos hasta que ganes. Pero no puedes cobrar estas ideas hasta que las hayas escrito.

No puedes olvidar las cosas que escribes. Jerry sabe muy bien que donde quiera que voy, tengo la costumbre de guardar una libreta, o un papel y un bolígrafo. Tengo uno en mi coche, otro en mi pantalón, otro en el baño. Siempre estoy anotando cosas que me llegan de repente. Una vez anotado, sé que ya no se me escapará. Nada es más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado. Nada es más inútil que una idea cuyo tiempo ha llegado, y se ha ido por haber sido ignorada. Es algo horrible desperdiciar una idea, y esto te sugiero que lo anotes.

Una vez hayas decidido qué problema vas a solucionar y luego hayas elegido la solución adecuada, el próximo paso consiste en pasar a la acción para llevar a cabo tu solución.

La acción es lo que establece la diferencia entre quienes solucionan problemas y quienes son problemas.

Cualquier persona te puede decir por qué no funciona el mundo, o por que algo no te funcionará. Pero las personas que intentan cosas, que actúan son los que mejores opciones tienen de triunfar en cualquier campo.

Por ejemplo, si vives una relación matrimonial infeliz, tienes que decidir si quieres salvar tu matrimonio o abandonarlo. Si tienes un empleo sin futuro, tienes que decidir si deseas un ascenso, o un traslado o buscar un empleo nuevo. Si tu coche se estropea, tienes que decidir si quieres repararlo o comprar un coche nuevo. Cuando eliges el resultado que deseas, te permites a ti mismo escoger una estrategia de acción que provocará ese resultado.

Lo que no puedes hacer es no actuar, no planificar una lista de acciones a realizar. Porque si te quedas quieto te perderás otros mundos por descubrir. Recuerda, formula la pregunta y escucha tus preguntas (si no aparecen sigue preguntando a ti y a otros).

Te deseo solamente lo mejor en tu vida. Feliz verano. Gracias por leer este post.

Te dejo con un nuevo Audio mp3 y un nuevo vídeo.

Audio/Podcast mp3 Episodio 244: ”2 Historias de fracasos”

Duración: 4 minutos

Video Seminario “Ser Empleado o Ser Inversor” Por Juan Haro (La Escuela de Inversión)

Duración: 75 minutos.

La Escuela de Inversion.com

Si deseas escuchar más audios o podcasts haz clic aquí.

Si quieres ver los próximos eventos o seminarios de la Escuela de Inversión en directo haz clic aquí.

Si quieres más seminarios o cursos gratuitos haz clic aquí.

Si quieres dar un paso más visita nuestra tienda, haz clic aquí

Si te gusta la Bolsa aquí tienes más información, haz clic aquí

Si quieres asistir a los próximos eventos gratuitos/on line de Bolsa, haz clic aquí

Otros videos Cursos seminarios haz clic aquí. Más videos sobre educación financiera haz clic aquí. Y más videos sobre Bolsa haz clic aquí.