La especialización y el conocimiento

En una ocasión, Lincoln manifestó: “Cuánto más envejezco, más comprendo que sólo hay una riqueza, una seguridad en esta tierra, y se encuentra en la capacidad de una persona para hacer bien una tarea. Y antes que nada, esa capacidad debe iniciarse con el conocimiento.” No basta con un conocimiento superficial. Debe ser un conocimiento capaz de analizar rápidamente una situación y tomar una decisión inmediata.

En muchas ocasiones hemos oído decir que que no hay nada en la vida tan poderoso como una idea cuyo momento ha llegado, como el conocimiento oportuno. Si se quiere que las ideas sean populares  y que el conocimiento este actualizado, deben moverse eternamente, jamás permanecer estáticos. Y antes que nada, debemos abrazar el principio de que a fin de estar bien informados en estos tiempos cambiantes, debemos aspirar a un programa constante de autosuperación, emprender una marcha interminable hacia nuevos campos del conocimiento y el aprendizaje.

Debido al volumen de conocimientos que hoy se acumula con tal rapidez, cada vez se vuelve más importante especializarse en algún negocio, industria o profesión. No existe un escape posible. Lo que no sólo era correcto, sino inclusive plausible, el día de ayer es dudoso el día de hoy y quizás hasta podría estar equivocado el día de mañana. Es un tanto decepcionante, lo sé, encontrar que cuando apenas acabamos de aprender un papel en la vida de pronto se nos exige que representemos otro completamente nuevo, sin ensayar, ya que el teatro de la vida debe continuar con o sin nosotros.

El  conocimiento se acumula con tal rapidez y los métodos de hacer las cosas mejoran a tal velocidad, que hoy día una persona debe correr para mantenerse inmóvil. Hasta el año 1.900 se decía que la acumulación de conocimientos se duplicaba cada siglo. A finales de la Segunda Guerra Mundial, el conocimiento se duplicaba cada veinticinco años. En la actualidad, todos los centros de investigación nos dicen que el volumen de conocimientos almacenados se duplica cada cinco años. ¿En dónde deja esto a la persona que hoy día piensa que puede permanecer inmóvil y aún así sobrevivir?

IMG_0253

Hoy el éxito es un viaje, no un punto de destino. Nuestro crecimiento jamás debe tener fin. Cuando dejamos de crecer, empezamos a morir. No basta con tener más y más conocimientos, la diferencia estará en ti, en cómo eres de especial, de único, de útil a esta sociedad. Hoy todo el conocimiento posible lo tienes en tu bolsillo: en tu móvil. Tú eres especial, genuino, irrepetible, mágico y Grandioso o Grandiosa. Necesitamos otro tipo de conocimiento más emotivo, emocional, creativo y sobre todo basado en las experiencias. Aquellos que han experimentado en la arena lo que explican son los mejores profesores. No se trata de replicar un conocimiento, sino de vivirlo en primera persona. Hay que sumergirse plenamente en lo que haces para entender tu profesión, sea la que sea. Amar aquello que tocas e interesarte de corazón por cada tarea, por cada sensación.

No existe fuerza alguna en el mundo que tenga mayor impacto que la declaración de una persona bien informada, reforzada por la confianza y la experiencia propia (vivida en primera persona). Alguien que sabe, y que sabe que sabe, puede hablar con una autoridad que no puede compararse con nada. El mundo le abre paso al hombre que sabe lo que esta haciendo. Siempre desde la humildad y el aprendizaje continúo. El gran Charles Chaplin lo decía mejor que yo: “Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más”

Por eso el conocimiento no basta, hay que amar y disfrutar con lo que hacemos. Conocer qué otras habilidades sociales imperan en este siglo XXI para competir mejor. Así podremos aprender más y mejor. Tener experiencias enriquecedoras para que la sociedad se beneficie. Si solo trabajamos por dinero estaremos siendo muy mal retribuidos. El dinero es solo una herramienta. La satisfacción que produce hacer bien las cosas y ser útil no tiene comparación posible. Te toca salir a escena, mostrar al mundo lo mucho que vales, no los conocimientos que tienes en tu cabeza, que también están en un móvil, tablet o bien en tu ordenador. 

Te dejo con este audio mp3 que te sirva de inspiración:

“Episodio 358 El gran incendio de 1.914 una historia real de inspiración” por Juan Haro

Duración: 5 minutos

(Si no puedes visualizar el reproductor, haz clic aquí para escuchar el audio)


Que todo te sonría y sigas creciendo en todos los sentidos. Un fuerte abrazo.

Si deseas escuchar más audios o podcasts haz clic aquí.  Otros vídeos, Cursos, seminarios haz clic aquíOtros vídeos haz clic aquí. 

Si deseas suscribirte a mi Blog, haz clic aquí.

Si quieres ver los próximos eventos o seminarios de la Escuela de Inversión en directo haz clic aquí.

¿Deseas asistir en directo a un seminario on line para emprendedores? Haz clic aquí; y cada miércoles nuevas conferencias, haz clic aquí. 

Si quieres más seminarios o cursos gratuitos haz clic aquí. Y también dispones de más eventos on line gratis si haces clic aquí.

Si quieres dar un paso más visita nuestra tienda, haz clic aquí.

Si te gusta la Bolsa aquí tienes más información, haz clic aquí.

Más vídeos sobre educación financiera haz clic aquí.

Si te gusta Internet, los negocios online, o deseas convertirte en un emprendedor de esta era digital regístrate aquí. 

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, escriba las letras que aparecen a continuación

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada