Ingenio ante todo y cita del dinero

Juan Haro

Pide-un-deseo

Enciendo la televisión, enciendo la radio, en un centro comercial lo escucho, sí todos hablan de la crisis, de lo cara que esta la vida, de que lo peor está por venir. Entonces, me acuerdo de una historia que cuento en mis cursos, permítame compartirla con usted, su titulo es “ingenio ante todo”: (Cuéntesela a su hij@ para que nunca se de por vencid@)

“Sonia tenía un burro pequeño con el que había desarrollado una preciosa amistad, jugaban, reían, ella le contaba todo lo que hacía en el instituto, para Sonia era su mejor amigo.

Un día por la tarde vio cerca de su casa que la gente se agolpaba alrededor de un pozo; todos al verla llegar intentaron que no mirase, que retrocediese. Sonia quería saber que pasaba, corriendo se acerco al pozo y vio a su burro inmóvil y asustado. Ella conocía ese pozo, no tenía agua y lo cubría una vieja tabla; estaba claro, el burro pasó por encima y cayó. Estuvieron horas intentando sacarlo, pero fue en vano. Sonia se puso a llorar, sabía que tenia que sacrificar al animal, nunca podrían sacarlo.

Con lágrimas en los ojos pidió a sus vecinos que la ayudasen, quería evitar que su pequeño burro sufriese: enterrarían con tierra el pozo y evitarían que nunca más nadie volviese a caer. Cogieron unas palas y todos se pusieron a echar tierra al pozo . Al cabo de un rato, oyeron al burro rebuznar y Sonia miró hacía abajo: el burro se sacudía la tierra cada vez que le caía encima y la pisoteaba de forma endiablada. El burro se había dado cuenta de lo que sucedía y no quería rendirse a su cruel destino. Luchaba por vivir.

Poco a poco el nivel del fondo fue subiendo hasta que el animal alcanzó la boca del pozo, saltó y se fundió en un gran abrazo con su dueña Sonia.”

La moraleja es que todos podemos salir de los peores problemas si no nos rendimos. Aprovecha bien la tierra que te cae encima para seguir adelante. Animo y busca con ingenio soluciones. De verdad que las hay.

Deseo terminar con una cita que tiene más miga de la que parece, por favor leela dos veces:
“Puedes salir a trabajar, hacer mucho dinero y gastar. O te puedes quedar en casa y dejar de gastar dinero. A menudo el resultado es el mismo.” (Francis Fulford)

Efectivamente no importa lo que ganes y lo que trabajes, si compulsivamente estamos gastando. Un abrazo y gracias por seguir ahí.

Juan Haro.
juanharo@juanharo.com

1 Comment. Leave new

Eres grande…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, escriba las letras que aparecen a continuación

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada