El poder del entusiasmo: Mary Kay Ash

La fuerza del entusiasmo obra milagros. No me cabe duda. Me ha encantado esta anécdota real de una de las emprendedoras más grandes que ha dado Estados Unidos: Mary Kay Ash. Una mujer maravillosa y llena de vitalidad. Su libro “Ocurren los milagros” me ha apasionado. Esta cargado de ejemplos e historias fantásticas. Es curioso como la vida te pone a prueba casi sin querer. Aquí tenemos un ejemplo de cómo ella descubre el poder del entusiasmo. Espero que te inspire:

Cuando por primera vez aprendí lo que podría lograr el don del entusiasmo, era una joven ama de casa; nunca se me había ocurrido una vida dedicada a las ventas. Una vendedora de nombre Ida Blake llamó a mi puerta; vendía unos cuadernos de historias instructivas para niños llamados Child Psycology bookshelf. Cada historia se centraba en un problema de la vida real con una solución, una moraleja subyacente para que el niño la aplicará en situaciones parecidas. Como madre joven y deseosa de enseñar a mis hijos la diferencia entre el bien y el mal, pensé que eran los mejores libros que había visto. Lamentablemente no los podía comprar por falta de dinero (pero ella no se conformaba con esta situación).

Ida, la vendedora, al darse cuenta de mi interés me dejó quedarme con los libros durante el fin de semana. Leí cada página. Cuando vino a recogerlos, me dolió que no los pudiera comprar para dejárselos a mis hijos. Le dije que iba a ahorrar y que un día los cuadernos de historias les pertenecería a mi familia (pura determinación). Cuando vio mi interés me dijo: 

-Sabes, Mary Kay, si me vendes diez juegos de libros, te doy uno. 

¡Me pareció maravilloso! Comencé a llamar a mis amigos y a los padres de mis estudiantes de la escuela dominical de la Tabernacle Baptist Church. No tenía libros para mostrar. Lo único que tenía era mi entusiasmo (aquí tenemos el secreto: una mujer de acción). 

IMG_0274

Como le dije a la gente que se trataba de los mejores libros que había visto, vendí diez juegos en sólo un día y medio. Me veían tan entusiasmada, que los compradores, también se entusiasmaban. 

Cuando Ida volvió, ¡no podía creerlo! Tenia los clientes ya listos, así que lo único que ella tenía que hacer era pasar por su casa y tomar los pedidos. Después me preguntó:

– Estos libros son difíciles de vender, ¿cómo lo hiciste?.

No sabía exactamente qué había hecho pero Ida me dio mi juego de libros que era todo lo que yo quería.

Ida tenía otras ideas. Me dijo:

– Quiero que trabajes para mí. ¿Tienes coche?.

Le dije que sí, pero que no sabía conducir. Ida me pidió que me asegurará de tener el coche al día siguiente y ella me enseñaría a vender libros. 

Me llevó a un suburbio y tocamos puertas todo el día. Al final yo estaba exhausta. Nunca me había sentido tan cansada en toda mi vida. No logramos ni una sola venta. De hecho, ni una sola persona pareció remotamente interesada. Yo había vendido diez juegos en un día y medio, y no podía entender por qué ella tenia tantos problemas. No me había percatado del poder de mi entusiasmo. 

Aprendí a conducir y gracias a Ida Blake tenía mi primer trabajo en ventas. En los siguientes nueve meses vendí 25.000 dólares en libros, y con el 30 a 40 % de comisión no me iba mal (estamos hablando de principios de los años 60, era mucho dinero).” 

Así comenzó esta gran mujer en el terreno de las ventas, casi por casualidad. Construyó un imperio en todo el mundo, y estoy seguro que ese entusiasmo contribuyó a ello.

Uno de sus lemas era: “Espera cosas grandiosas y ocurrirán cosas grandiosas”

En la contraportada del libro Mary Kay escribió en el año 1.973:

“Hace diez años, cuando me ví ante el crepúsculo de mi vida, sentí un desafío… una tarea aún por hacer, fue entonces cuando nació la semilla de la inspiración que dio lugar a nuestra Compañía. Desde entonces, la recompensa más grande que he tenido día a día es ver que alguien llega como cerrado capullo de rosa y en cuestión de meses se abre en una espectacular rosa, se transforma en una mujer cuyo éxito no pudo imaginarse ni en sus más locos sueños”

Acabo como siempre con un vídeo. Esta vez  un poco polémico. Una situación incómoda que sabe aprovechar una genial presentadora de televisión. Debemos tener cuidado con nuestros actos porque nuestros hijos, nuestras parejas, nuestros familiares nos observan y muchas veces imitan nuestros comportamientos (la presentadora lo explica mejor en el vídeo). Espero que te guste, y además, te inspire a ser mejor.

Mucho éxito amigo/a.

Vídeo: “Le dice gorda a una presentadora de noticias” ¿Qué harías tu?

Duración: 4 minutos

Si deseas escuchar más audios o podcasts haz clic aquí.

Si quieres ver los próximos eventos o seminarios de la Escuela de Inversión en directo haz clic aquí.

¿Deseas asistir en directo a un seminario on line para emprendedores? Haz clic aquí ;y cada miércoles nuevas conferencias, haz clic aquí. 

Si quieres más seminarios o cursos gratuitos haz clic aquí. Y también dispones de más eventos on line gratis si haces clic aquí.

Si quieres dar un paso más visita nuestra tienda, haz clic aquí

Si te gusta la Bolsa aquí tienes más información, haz clic aquí

Otros vídeos Cursos seminarios haz clic aquíOtros vídeos haz clic aquí. 

Más vídeos sobre educación financiera haz clic aquí.

Si te gusta Internet, los negocios on line, o ser un emprendedor de esta era digital registrate aquí.